Un desafío importante que enfrentan los mercados orgánicos locales son las barreras económicas y burocráticas que hacen difícil que los productores de pequeña escala obtengan la certificación orgánica. Ello puede hacer complicado obtener del consumidor la confianza en la integridad de los productos que se ofrecen. Como respuesta a este problema, los mercados orgánicos que participan en la red alientan la noción de la certificación participativa, y están trabajando para desarrollar “Sistemas de Garantía Participativa” que funcionen de forma armónica.

Los aspectos clave de estos sistemas son que minimizan la burocracia, no  requieren  de  ningún  pago  por  parte  del  productor  e incorporan un elemento de educación social y ambiental para productores y consumidores. Como paso importante en la certificación participativa en México, la red ha abogado exitosamente para su inclusión en la recientemente aprobada ley de regulación de agricultura orgánica. Como resultado, ahora se puede referir legalmente a los productos certificados  por  medio  de  procesos  participativos  como productos “orgánicos”.

En este contexto las formas para garantizar la integralidad orgánica no puede ser similar al proceso que tradicionalmente se práctica y que es conocido como de “Certificación de tercera parte”, necesario cuando la distancia entre productores y consumidores es tan grande que ninguno de ellos pueden intervenir en alguna parte de la cadena productiva, que en ocasiones suele tener muchos eslabones. Por ello es necesario que participe un tercero que haga el trabajo de inspeccionar las unidades de producción de aquellas personas que quieren vender sus alimentos como orgánicos y en que en muchos casos aspiran a exportarlos.

Para nuestro caso en el que queremos, que productores y consumidores nos convirtamos en actores claves del proceso, creemos que no es necesaria la intervención de una tercera parte, aunque si estamos convencidos que es importante que podamos garantizar la integralidad orgánica de nuestros productos, intentando articular de esta manera relaciones más humanas entre las personas que participan en los tianguis, pero de manera fundamental con la sociedad en general.


Y tenemos la fortuna que la Ley de Productos Orgánicos publicada en el 2006 en el Diario Oficial de la Federación reconozca el proceso de certificación participativa como un modelo de certificación para productos orgánicos adaptado para el mercado nacional.

"Artículo 24.- Se promoverá la certificación orgánica participativa de la producción familiar y/o de los pequeños productores organizados para tal efecto, para lo cual la Secretaría con opinión del Consejo emitirá las disposiciones suficientes para su regulación, con el fin de que dichos productos mantengan el cumplimento con esta Ley y demás y disposiciones aplicables y puedan comercializarse como orgánicos en el mercado nacional.

 ¿Quiénes y cómo certifican?

El Comité de Certificación del Tianguis Orgánico Chapingo (TOCh) lo conforman catedráticos e investigadores de la Universidad Autónoma Chapingo, productores certificados y consumidores, todos con experiencia en la producción con base en normas de agricultura orgánica.

En  el  mercado  orgánico  de  Chapingo el primer  paso  para  un  productor  que  desee  lograr  la  certificación  participativa  es  contactar  con  el  coordinador del mercado y llenar un cuestionario sobre sus prácticas de  producción  actuales  y  pasadas.  Este  cuestionario  lo revisa  el  comité  de  certificación  participativa  local,  que está  formado  por  consumidores,  productores  locales, investigadores  y  estudiantes  de  agricultura.  El  comité utiliza  como  referencia  una  combinación  de  las  normas del Programa Orgánico Nacional de los Estados Unidos con  los  del  cuerpo  de  certificación  mexicano  Certimex.
Si,  de  acuerdo  con  el  cuestionario,  el  productor  cumple con los requerimientos para la certificación orgánica, se programa una visita a la granja.Esta visita de campo no se considera una inspección en sí misma, sino una experiencia interactiva diseñada como una acción educativa para todos los involucrados. Durante  la visita, los miembros del comité consultan una lista que incluye  datos  básicos  sobre  cómo  opera  la  granja  (por ejemplo, el tamaño del territorio, el número de cultivos, etc.),  así  como  puntos  básicos  de  control  orgánico  tales como  el  origen  de  las  semillas  y  del  agua,  las  prácticas de manejo de la tierra, las plagas y las enfermedades; el tratamiento poscosecha de los cultivos; y el potencial de contaminación de las granjas adyacentes.


Luego de la visita de campo, se discute el caso en una reunión de todo el comité de certificación. Si los productores cumplen con todos los estándares, se les otorga el estatus de orgánico dentro del mercado y se les certifica sin condiciones. En muchos casos, sin embargo, la certificación viene  con  una  serie  de  condiciones.  Las  más  comunes incluyen  la  necesidad  de  desarrollar  barreras  naturales para prevenir la contaminación de fincas convencionales adyacentes, y el compostaje riguroso del estiércol antes de aplicarlo a los cultivos. Si los productores trabajan junto con el comité para cumplir con estas condiciones, y si no cometen ninguna  violación de  los  estándares  orgánicos, entonces pueden comenzar a vender sus productos en la sección “natural” del mercado, que está separada físicamente  de  la  sección  orgánica  y  marcada  con  un  signo.


Las  visitas  subsiguientes  y  la  comunicación  continua son  necesarias  para  asegurar  que  se  estén  siguiendo  las condiciones, y finalmente el productor podrá ser elegible para obtener el estatus orgánico completo.


Ya que la transparencia y la participación comunitaria son aspectos  integrales  del  sistema,  los  resultados  de  todos los  cuestionarios  y  de  las  decisiones  del  comité  están disponibles  al  público,  y  cualquiera  que  desee  unirse  al comité de certificación es bienvenido a hacerlo. Además, se incentiva a que los consumidores interactúen con los productores del mercado de Chapingo, y esta interacción ha llevado al desarrollo de relaciones fuertes de confianza, y en algunos casos de amistad, entre los compradores y los vendedores de los productos orgánicos. Estas relaciones son medios importantes para apoyar el proceso de certificación participativa, al tiempo que proveen al consumidor con un sentido adicional de seguridad.

 

El Comité de Certificación Participativa

El Comité se rige por una serie de estrictas reglas tanto para aceptar a las personas que la conformarán, asi como para el proceso de visitas a los huertos de los productores y para la revisión del cumplimiento de los requisitos para otorgar la certificación de los productores. Las reglas se detallan a continuación:

Para formar un Comité de Local de Certificación Participativa se deben seguir los siguientes pasos:

  • Un Comité Local de Certificación Participativa estará formado por al menos tres actores voluntarios vinculados activamente a un tianguis, mercado local, comunidad o, en su caso, a otra forma de organización de operadores y consumidores para la comercialización, con participación de operadores, consumidores, técnicos y sociedad civil, entre otros. 
  • Recomendamos que en el momento de su creación cada comité local de certificación participativa tenga un libro de actas y que la primera sea la de constitución del comité local, en donde todos los miembros del comité reciban un nombramiento, poniendo también su organigrama.
  • Dicho libro de actas se guardará en el lugar donde se reúna el Comité Local de Certificación Participativa, y estará disponible para la persona o instancia púbica que lo desee revisar.

Una vez constituido el Comité Local de Certificación Participativa se propone que se trabaje en la redacción de un reglamento tomando en cuenta los siguientes aspectos: Quiénes integran el Comité Local de Certificación Participativa (teniendo claramente documentado los derechos y responsabilidades de cada miembro con respecto de sus actividades de certificación, así como identificada la personas que detenta la responsabilidad total del funcionamiento del organismo de certificación incluyendo sus finanzas.)

  • Cómo son invitados los miembros
  • Cada cuándo y en dónde se reúnen los integrantes del comité
  • Cómo se cubren los gastos que se realicen (papelería, visitas, etc.)
  • Mecanismos para la toma de decisiones y procedimientos en el caso de que haya una solicitud de apelación.
  • Establecimiento del archivo del Comité Local de Certificación Participativa donde se encuentre el expediente de todos/as productoras que han sido valorados.

Se deberá elaborar o ajustar los procedimientos e instrumentos de acuerdo a las condiciones locales en donde se trabajará el Comité de Certificación Participativa:

  • La carta compromiso.
  • Del formato de solicitud para ser considerado para certificación participativa.
  • Del formato sobre manejo de las unidades productivas y unidades de procesamiento.
  • Del formato para la visita de acompañamiento (que puede ser similar al anterior pero con preguntas más puntuales).
  • Del formato de dictámenes.
  • También se deberá construir un procedimiento para Garantizar por lo menos la siguiente información:
  • Historial de cultivo y actividades realizadas en la unidad de producción agropecuaria y/o unidad de procesamiento;
  • Datos sociales determinados por cada Comité Local; y Croquis y/o mapa de localización de la unidad de producción incluyendo los cultivos colindantes; respaldada, en la medida de lo posible, por fotos, videos u otro material gráfico.

En el Tianguis Orgánico Chapingo el comité a cargo de realizar las visitas a las unidades de producción esta conformada por productores, consumidores, catedráticos e investigadores de la Universidad Autónoma Chapingo.

 

Proceso de certificación

En seguida te presentamos los pasos que se deben seguir para que un productor/a (operador/a) le sea reconocida su unidad productiva como orgánica, con base en la propuesta de la Certificación Participativa que se presentó ante la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA).

1.- Solicitud de ingreso: De acuerdo al organigrama del Comité Local de Certificación Participativa, recibirá la solicitud de ingreso del interesado y a su vez entregará el cuestionario/solicitud de Certificación Participativa.

2.- Cuestionario/solicitud de Certificación Participativa:El representante del Comité Local de Certificación Participativa Recibirá el cuestionario/solicitud requisitado por parte del interesado

3.- Revisión de documentos: Al menos un miembro del Comité revisará la documentación entregada por el interesado, habiendo dos posibles acciones:

  1. En caso de cumplir en lo general con los lineamientos para la producción orgánica, se programará una visita de acompañamiento.
  2. En el caso de incumplimiento de lo establecido por los lineamientos, el Comité Local notificará por escrito al interesado las razones y en la medida de las posibilidades del Comité Local ofrecerá información, asesoría y/o capacitación dirigida a lograr una producción que puede ser certificada en el futuro.

4.- Visita de acompañamiento: Se programará con base en el plan de visitas de los miembros del comité local de Certificación Participativa una visita de acompañamiento en la propia unidad de producción, que comprenderá:

a) Un recorrido/verificación de la unidad de producción (campo y/o proceso).

b) Verificación del cumplimiento de los lineamientos para la producción orgánica.

c) En su caso, compartir e intercambiar experiencias y conocimientos entre el operador y los miembros del Comité Local de Certificación Participativa.

5.- Reporte de la visita: Las personas que realizaron la visita de acompañamiento serán responsables de lllenar un formato de verificación/reporte de la visita de acompañamiento donde se reportarán los hallazgos de la misma, dicho informe se sugiere vaya acompañado de fotografías, vídeos o cualquier otro material que pueda ayudar a que los demás miembros del comité local de Certificación Participativa tengan el mayor número de criterios para una decisión bien fundada.

6.- Dictamen: El comité local de certificación participativa en pleno revisará la información entregada por el o los compañeros que realizaron la visita de acompañamiento y con base en las evidencias generará un dictamen que podrá tener las siguientes opciones:

a) En el caso de que no existan faltas, el productor/a (operador/a) podrá ofrecer su producto como orgánico en el mercado local.

b) En caso de incumplimiento parcial, los productos estarán en el estatus de aceptado en conversión y posteriormente a una revisión de las no conformidades por parte del comité local de certificación participativa se podrá ofrecer como orgánico;

c) En caso de incumplimiento total o faltas graves, el dictamen describirá las condiciones necesarias para volver a realizar una solicitud en un tiempo determinado.

7.- Entrega de dictamen:El miembro asignado de acuerdo al organigrama interno del Comité Local de Certificación participativa será el responsable de dar el dictamen correspondiente y en caso de que la unidad de producción se avale como orgánica se procederá a dar la autorización para el uso del sello de orgánico bajo el esquema de Certificación Participativa.

8.- Asesoria al productor: El Comité Local de Certificación Participativa con base en su plan de trabajo se mantendrá en comunicación activa con los productores aprobados, en conversión y rechazados para dar apoyo en información técnica y aviso de actividades de formación para mejorar el proceso productivo.

9.- Atención de apelaciones: En el proceso de certificación participativa las no conformidades se van analizando junto con el operador y los representantes del comité local de Certificación Participativa, inclusive al momento de la visita de acompañamiento. Sin embargo, en caso de que un operador no estuviese de acuerdo con el dictamen tiene el derecho de presentar una apelación al comité local y exponer sus argumentos. Las cuáles serán contestadas a la brevedad.